Make your own free website on Tripod.com

ADMINISTRACION DE DISCO.

Con Microsoft Windows 2000 el tema del almacenamiento local y de red se ha simplificado para el usuario. Windows 2000 Server proporciona soporte tanto para almacenamiento remoto como para almacenamiento local y en medios extraíbles -todo de forma completamente transparente al usuario-. A la larga, el usuario no tiene que preocuparse de si un programa o archivo se almacena en disco, en cinta o en cualquier parte de Internet, sólo de que esté disponible cuando sea necesario.

Terminología

Antes de adentrarnos en los detalles de la administración de discos y el almacenamiento, revisemos algunas definiciones.

Administración de Discos

El almacenamiento en un disco duro ha sido desde hace mucho tiempo el método normal de almacenamiento para las computadoras modernas, desde las computadoras centrales a los equipos de escritorio, y es poco probable que cambie, considerando incluso las opciones de almacenamiento más ricas que se han añadido en Windows 2000.

RAID (Array redundante de discos independientes) es un término usado para describir una técnica que ha aparecido como una solución final exotérica para una suposición normal en la mayoría de los servidores. Hace siete u ocho años, RAID no era un término demasiado conocido, aunque el artículo original en el que se definía RAID se escribió en 1988. Hasta hace poco, la mayoría de los sistemas de servidor dependían de discos duros caros y de gran calidad, con una frecuente copia de seguridad. Las copias de seguridad todavía son críticas, pero ahora se puede utilizar uno u otro formato de RAID para proporcionar una protección sustancial frente a fallos de disco duro. Aún más, esta protección cuesta mucho menos de lo que costaban aquellos enormes discos de servidor.
RAID se puede implementar a nivel de software o de hardware. Cuando se implementa a nivel de hardware, el vendedor del hardware proporciona una interfaz de administración para los arrays y las unidades para admitir que pueda trabajar con los diversos sistemas operativos.
Windows 2000 implementa los niveles 0, 1 y 5 de RAID en software. 

Mejoras de la administración de discos

La tarea de la administración de discos en Windows 2000 no sólo brinda un nuevo formato de interfaz, basada en la Consola de administración de Microsoft (MMC), sino también un conjunto completamente nuevo de posibilidades. 

El complemento Administración de discos de la MMC para administrar los discos físicos está dividido en dos paneles. Por defecto, el panel superior muestra las letras de unidad (volúmenes) asociadas con los discos locales y sus propiedades y estado, mientras que el panel inferior muestra una representación gráfica organizada por unidades físicas. Se puede usar como una pantalla independiente o como parte de la consola Administración de equipos.

Tareas de Administración de Discos

Al igual que todas las pantallas de MMC, el complemento Administración- de discos se puede abrir de muy diversas formas. Una de las formas más directas es pulsar el botón derecho sobre el icono Mi PC en la esquina superior izquierda del escritorio y escoger Administrar en el menú. Esto abre la versión local de la pantalla Administración de equipos, que contiene las pantallas Herramientas del sistema, Almacenamiento y Servicios y aplicaciones. Hay que pulsar Almacenamiento para acceder a Medios de almacenamiento extraíbles (si hay instaladas unidades extraíbles), Desfragmentador de disco, Unidades lógicas y Administración de discos, y después pulsar Administración de discos para acceder a la ventana de Administración de discos. Para abrir sólo la pantalla de Administración de discos, hay que pulsar dos veces sobre el archivo Diskmgmt.msc de la carpeta %RaízDeWindows%\System32.

Cuando se abre la pantalla de Administración de equipos, se tiene la posibilidad de administrar sólo los recursos de la computadora local, pero también aquéllos de computadoras remotas. Esto facilita la administración de discos en computadoras remotas. Si se ejecuta sólo Administración de discos, se está limitado a administrar los discos de la computadora local, a menos que se cree una MMC personalizada. 

Añadir una partición o volumen

Añadir una nueva unidad o partición a un servidor Windows 2000 es inmediato. Primero, obviamente, es necesario instalar y conectar físicamente la unidad. Si se posee un panel o array de intercambio en caliente de unidades, ni siquiera es necesario apagar el sistema para realizar esta tarea. Si se utilizan unidades convencionales, sin embargo, habrá que apagar y desenchufar el sistema.

Una vez instalada la unidad y encendido de nuevo el sistema, Windows 2000 reconocerá automáticamente el nuevo hardware y lo pondrá disponible. Si el disco ya está particionado y dado formato, se podrá utilizar de inmediato. Si el nuevo disco no está marcado, será necesario prepararlo primero. Incluso si es un disco que se ha utilizado y dado formato pero no contiene datos críticos, se recomienda que se actualice a disco dinámico.

Cómo añadir un nuevo disco usando el Asistente para actualización y firma de discos

Para usar el Asistente para actualización y firma de discos para añadir un nuevo disco una vez iniciada la sesión, hay que seguir estos pasos:

  1. Se abre la consola Administración de equipos pulsando el botón derecho sobre el icono Mi PC del escritorio y se selecciona Administrar en el menú de contexto.
  2. En el menú Almacenamiento, se elige Administración de discos. Si el disco es nuevo, se verá la primera pantalla del Asistente para actualización y firma de discos. Este asistente permite actualizar el nuevo disco a disco dinámico. Se pulsa Siguiente. .
  3. Aparecerá una confirmación del disco (o discos, si se ha añadido más de uno) que se puede seleccionar para la actualización.
  4. Hay que asegurarse de que existe una marca a la izquierda del disco o discos a actualizar y después se pulsa Siguiente. Aparecerá un mensaje de confirmación. Si todas las opciones son correctas, hay que pulsar Finalizar y el disco se actualizará a disco dinámico.
  5. Una vez finalizado el asistente, nos encontraremos ante la consola de Administración de discos. Nótese que el disco todavía no tendrá formato asignado y estará resaltado en negro (si no se han cambiado las opciones de colores por defecto de Administración de discos).

Creación de un volumen

Para crear un volumen nuevo (el equivalente en discos dinámicos a una partición), hay que completar estos pasos:

  1. En la consola Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre el disco no asignado y se escoge Crear volumen del menú de contexto. Esto abrirá el Asistente para crear volúmenes, que guiará a través del proceso de crear un nuevo volumen en el disco dinámico. Se pulsa Siguiente.
  2. Se selecciona el tipo de volumen que se va a crear. Dependiendo del número de volúmenes no asignados disponibles, se verán unas u otras opciones para el tipo de volumen. Estas opciones incluyen Simple, Distribuido (la opción de Windows NT 4), Seccionado (RAID-0), Reflejado (RAID-1) y RAID-5. Se pulsa Siguiente.
  3. Se seleccionan los discos dinámicos a usar para el nuevo volumen. Las opciones disponibles y las selecciones que hay que hacer dependen del número de discos no asignados disponible.
  4. En la misma pantalla, hay que ajustar el tamaño del nuevo volumen. Por defecto, el nuevo volumen utilizará el máximo espacio disponible de cada uno de los discos seleccionados. Para volúmenes distribuidos, éste será la suma de los espacios libres de los discos seleccionados; para el resto de los volúmenes, será el número de veces que aparezca en los discos el espacio disponible de la parte más pequeña de los discos seleccionados.
  5. Se selecciona una letra de unidad o un punto de montaje para el nuevo volumen, o bien se opta por no asignar una letra de unidad o camino en este momento. Con Windows 2000, se puede "montar" un volumen sobre un subdirectorio vacío, minimizando el número de letras de unidad y reduciendo la complejidad del almacenamiento que se muestra al usuario. Si se desea sacar partido de esta característica, hay que utilizar el botón Explorar para localizar el directorio en el que se desea montar el nuevo volumen. Se pulsa Siguiente.
  6. Se seleccionan las opciones de formato que se desean. Incluso cuando se monta un volumen en lugar de crear una nueva unidad, hay que escoger el tipo de formato sin preocuparse del formato subyacente al punto de montaje. Se pulsa Siguiente.
  7. Aparecerá una pantalla de confirmación. Si todas las opciones son correctas, se pulsa Finalizar para crear y dar formato al volumen. De nuevo se mostrará la consola de Administración de discos, en la que se verá el nuevo volumen.

Windows 2000 ha tomado prestado un concepto del mundo UNIX añadiendo la posibilidad de montar un volumen o partición en una subcarpeta de una letra de unidad existente. Un volumen montado también puede ser una letra de unidad asociada con la misma, aunque no necesariamente, y se puede montar en más de un punto, dando la posibilidad de múltiples puntos de entrada para el mismo medio de almacenamiento.

Los volúmenes hay que montarlos en una subcarpeta vacía de un volumen o unidad NTFS existente. Las unidades FAT o FAT32 no admiten volúmenes montados. Sin embargo, se puede montar un volumen FAT o FAT32 en cualquier punto de montaje. Se puede montar sólo un único volumen en un determinado punto de montaje, pero después se pueden montar más volúmenes en la parte superior del volumen montado, con las mismas reglas y restricciones que cualquier otro montaje. Las propiedades de una unidad no mostrarán todo el espacio disponible de esa unidad, ya que no reflejarán ningún volumen montado en la unidad.

Los volúmenes montados se pueden utilizar para proporcionar una mezcla de almacenamiento redundante y no redundante en una estructura lógica que cumpla con las necesidades del negocio de la empresa, a la vez que oculta a los usuarios las complejidades de la estructura física.

Creación de una partición

Sólo se pueden crear particiones para los discos básicos, no para discos dinámicos. Para crear una nueva partición, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola de Administración de discos, hay que pulsar el botón derecho sobre un disco básico no asignado y seleccionar Crear partición. El Asistente para crear partición, se abrirá para guiar en el proceso de creación de una nueva partición en el disco básico. Se pulsa Siguiente.
  2. Se selecciona el tipo de partición que se va a crear. Si es un medio extraíble, se verá sólo una opción para la partición primaria, pero si es un disco no extraible se podrá escoger entre partición primaria o partición extendida. Los discos básicos pueden alojar hasta cuatro particiones primarias o tres particiones primarias y una extendida. Se pulsa Siguiente.
  3. Se especifica qué parte del espacio disponible del disco se desea utilizar para esta partición. Se pulsa Siguiente.
  4. Si se está creando una partición extendida, hay que ir al paso 6. Si se está creando una partición primaria, hay que seleccionar una letra de unidad, o un punto de montaje para la nueva partición. También se puede escoger aplazar la elección de dar a la nueva partición un punto de montaje o una letra de unidad. Sin embargo, no estará disponible a los usuarios hasta que se haga. Se pulsa Siguiente.
  5. Se seleccionan las opciones de formato deseadas o se opta por aplazar el formato para más tarde. Se pulsa siguiente.
  6. Aparecerá una pantalla de confirmación. Si todas las opciones son correctas, hay que pulsar Finalizar para crear la partición. Si es una partición primaria, estará formateada y tendrá asignada una letra de unidad o un punto de montaje.

Windows 2000 admite tres formatos distintos de sistema de archivo: FAT, FAT32 y NTFS. Antes de que se pueda usar cualquier disco o volumen, debe dársele formato. Para discos mayores de 510 Mb, FAT32 o NTFS usan el espacio de forma más eficiente. Sin embargo, sólo NTFS admite las características más avanzadas de Windows 2000.

Se puede escoger entre dar formato rápido a una unidad para ponerla disponible de la forma más rápida posible, pero esta opción sólo elimina las entradas de archivos del disco y no comprueba si hay sectores defectuosos. Esta opción se debe escoger cuando se recicla un disco que ya tiene formato y cuando se está seguro de que no está dañado.

En un volumen o partición NTFS, se puede especificar el tamaño de la unidad de asignación. Esta opción permite que se ajuste el disco a los propósitos particulares, dependiendo del tamaño del disco y de la función pretendida. Un volumen de almacenamiento de base de datos contendrá extensos archivos de la base de datos que administrará mejor el programa de base de datos si se le permiten unidades grandes de asignación (también llamadas agrupaciones), mientras que un disco que tenga que mantener pequeños archivos es candidato a agrupaciones menores. Los tamaños por defecto son un compromiso aceptable para la mayoría de las situaciones.

También se puede elegir la activación de la compresión de discos y de carpetas en volúmenes y particiones NTFS. Esto ocasiona que se compriman todos los archivos y carpetas del volumen, en contraposición a los archivos y carpetas individuales que se seleccionen. La compresión puede minimizar la cantidad de espacio del disco duro que utilizan los archivos, pero tiene un impacto negativo en el rendimiento.

Creación de unidades lógicas en una partición extendida

Si se ha creado una nueva partición extendida, el siguiente paso es crear unidades lógicas en la partición. Se pueden asignar una o más unidades lógicas en una partición extendida, y a cada una de estas unidades lógicas se puede asignar una letra de unidad y/o uno o más puntos de montaje. A cada una de las unidades lógicas se puede dar formato con cualquiera de los sistemas de archivos admitidos, independientemente del formato de las otras unidades lógicas. Para crear una unidad lógica, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola de Administración de discos, se pulsa el botón derecho en la parte Espacio libre de la partición extendida y se selecciona Crear unidad lógica en el menú, para abrir el Asistente para crear partición. Se pulsa Siguiente.
  2. Aparecerá la pantalla Seleccionar tipo de partición, con la opción Unidad lógica seleccionada y como única opción posible. Se pulsa Siguiente y se especifica el tamaño de la unidad lógica que se va a crear. Se puede especificar la partición completa a una única unidad o se puede dividir la partición en múltiples unidades lógicas. Se pulsa Siguiente.
  3. Se selecciona la letra de unidad o punto de montaje para la nueva unidad lógica. También puede no asignarse una letra o punto de montaje por el momento. Se pulsa Siguiente.
  4. Se seleccionan las opciones de formato deseadas. Se pulsa de nuevo Siguiente y se verá la pantalla final de confirmación. Si todas las opciones son correctas, se pulsa Finalizar para crear y dar formato a la nueva unidad lógica. Si es necesario crear unidades lógicas adicionales en la partición, se pueden repetir estos pasos tantas veces como sea necesario para crear el número de unidades lógicas deseado.

Cómo eliminar una partición, volumen o unidad lógica

Eliminar una partición, eliminar una unidad lógica y eliminar un volumen son básicamente la misma tarea, con una excepción importante. Cuando se elimina una unidad lógica, se termina con espacio libre en la partición, pero el resto de las unidades lógicas de la partición permanecen intactas. Cuando se elimina una partición o volumen, se elimina por completo el volumen o la partición. Sin embargo, no se puede eliminar una partición extendida hasta que se hayan eliminado primero todas las unidades lógicas. Se puede eliminar directamente una partición o un volumen.

En todos los casos, cuando se elimina un volumen, unidad lógica o partición, se termina con espacio libre y no asignado y sin datos en el volumen, unidad o partición una vez hecho, por lo que hay que asegurarse de tener una buena copia de seguridad si existe la posibilidad de que se necesiten después cualesquiera de esos datos. Para eliminar una partición, unidad lógica o volumen, hay que seguir estos pasos:

  1. Se pulsar el botón derecho sobre la partición, unidad lógica o volumen y se escoge Eliminar partición, Eliminar unidad lógica o Eliminar volumen.
  2. Si se está eliminando un volumen o partición, aparecerá un mensaje de aviso. La eliminación de particiones extendidas conlleva pasos extra, ya que primero hay que eliminar las unidades lógicas de la partición antes de poder eliminar la propia partición.

Una vez que el volumen o partición se ha eliminado completamente, el espacio que ocupa no estará asignado. El espacio que no está asignado en los discos dinámicos se puede utilizar para crear espejos, ampliar volúmenes existentes, crear un array RAID o cualquier otra administración de almacenamiento del servidor. El espacio que no está asignado en un disco básico se puede particionar.

Cómo convertir un disco a disco dinámico

Las ventajas de los discos dinámicos son sustanciales. Incluso utilizando controladores hardware de RAID y discos de intercambio en caliente para administrar los discos duros, probablemente sea una buena idea el uso de discos dinámicos. No obstante, existe un inconveniente. Debido a que no se puede arrancar desde o incluso ver un disco dinámico desde otro sistema operativo, habrá que considerar dejar al menos el disco de inicio como unidad básica, ya que haciendo esto facilitaremos el trabajo con el mismo. Si es necesario proporcionar redundancia en esa unidad y si el RAID hardware es una posibilidad, hay que usar el nivel 1 de RAID para poder recuperar a partir de un disco fallido u otro desastre, de manera que sea lo menos perjudicial posible. Para convertir un disco básico en disco dinámico, hay que seguir estos pasos:

  1. Se pulsa el botón derecho del ratón sobre el icono del disco de la parte izquierda de la consola Administración de discos y se elige Actualizar a disco dinámico en el menú de contexto.
  2. Aparecerá un cuadro de diálogo listando los discos básicos disponibles en la máquina. El disco sobre el que se ha pulsado aparecerá marcado y se podrán seleccionar otros discos a actualizar al mismo tiempo. Se pulsa Aceptar para continuar con la actualización.
  3. Aparecerá un mensaje de aviso planteando que no se podrá utilizar otra versión de Windows en estos discos. Se pulsa Siguiente.
  4. Si no hay sistemas de archivos en el disco seleccionado para actualizar, esto es todo. Sin embargo, si existen sistemas de archivos en cualquiera de los discos, aparecerá un mensaje de aviso diciendo que el sistema de archivos será forzado a desmontarse. Hay que pulsar Sí y la actualización procederá. Ahora se pueden administrar los discos de forma dinámica y pueden formar parte de espejos, arrays RAID-5 u otras configuraciones mejoradas de disco que no admiten los discos básicos.

Si hay archivos abiertos en el disco a actualizar, se pueden experimentar pérdidas de datos. Sólo se deben realizar actualizaciones de discos durante tiempos de inactividad en los que no haya usuarios con sesiones iniciadas o usando el servidor.

Cómo extender un volumen

Se puede añadir espacio a un volumen sin tener que hacer una copia de seguridad, reiniciar y restaurar los archivos en el volumen, si el volumen está en un disco dinámico y si es un volumen simple o un volumen distribuido. Esto se hace convirtiendo el volumen a volumen distribuido o extendido que incorpore espacio no asignado en cualquier disco dinámico. Desafortunadamente, no se puede incrementar el tamaño de un volumen RAID-5 o RAID-0 (seccionado) añadiendo solamente discos al array, a menos que se utilice una versión del RAID hardware que admita esta funcionalidad. Para extender un volumen, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola de Administración de discos, hay que pulsar el botón derecho sobre el volumen que se desea extender. Hay que elegir Extender volumen en el menú para abrir el Asistente para extender volumen. Se pulsa Siguiente.
  2. Se resalta uno o más discos de la lista de discos dinámicos que están disponibles y tienen espacio no asignado. Se pulsa Agregar para añadir el disco o discos seleccionados y se indica la cantidad de espacio que se desea añadir. Se pulsa Siguiente.
  3. El Asistente para extender volúmenes muestra una pantalla final de confirmación antes de extender el volumen. Hay que pulsar Finalizar para extender el volumen, o pulsar Cancelar si se cambia de opinión.

Es importante recordar que un volumen distribuido (extendido) en realidades menos fiable que un disco simple. A diferencia de un volumen espejo o RAID-5, en los cuales está integrada'la redundancia, un volumen distribuido o seccionado se perderá si falla cualquier disco del volumen.

La mayoría de los administradores ha deseado en algún momento que se pudiese incrementar de forma sencilla el espacio del directorio raíz de usuario sobre la marcha sin tener que dejar fuera de línea el sistema varias horas, mientras se hace la copia de seguridad del volumen completo y se vuelve a dar formato para añadir los discos duros adicionales, se restaura la copia de seguridad y se vuelven a crear los puntos compartidos. ¿Divertido? ¿Duro? ¿Arriesgado? Por supuesto. Y definitivamente un trabajo que debe llevarse a cabo un fin de semana o quedarse hasta tarde; en otras palabras, algo que hay que evitar por todos los medios.
Todo esto hace que la posibilidad de Windows 2000 de crear espacio adicional en un volumen sin la necesidad de hacer una copia de seguridad del volumen, volver a dar formato al disco y volver a crear el volumen, sea una característica seductora. Sin embargo, si se usan discos duros convencionales sin RAID hardware, puede que haya que pensárselo dos veces antes de decidir aprovecharse de esta característica. Para permitir que un volumen se extienda sobre la marcha, es necesario utilizar sólo volúmenes simples o distribuidos. Ninguno es redundante, exponiendo a los usuarios al riesgo de que la unidad falle. Sí, hay una copia de seguridad, pero aún en el mejor de los casos, se perderán algunos datos si es necesario restaurar la copia de seguridad. Más aún, en realidad, el uso de volúmenes distribuidos aumenta las posibilidades de fallo en el disco duro. Si cualquier disco usado como parte del volumen distribuido falla, el volumen completo se quema y será necesario restaurarlo desde una copia de seguridad.
¿Por qué, entonces, usaría nadie la expansión? Porque tienen RAID hardware para proporcionar la redundancia. Esta combinación ofrece lo mejor de ambos mundos: la información redundante proporcionada por el controlador hardware de RAID y la flexibilidad para ampliar volúmenes según las necesidades, usando la administración de discos de Windows 2000.

Windows 2000 utiliza los términos «extendido» y «distribuido» de forma bastante indistinta cuando describe volúmenes. Técnicamente, sin embargo, un volumen distribuido tiene que incluir más de un disco físico, mientras que un volumen extendido también puede hacer referencia a un volumen que tiene espacio adicional añadido en el volumen simple original del mismo disco.

Cómo añadir un espejo

Cuando los datos son cruciales y se desea tener la seguridad de que ocurra lo que le ocurra a uno de los discos duros los datos están protegidos y siempre disponibles, hay que considerar hacer un espejo de los datos en una segunda unidad. Windows 2000 puede hacer espejo de un disco dinámico en un segundo disco dinámico para que el fallo de cualquier disco no ocasione una pérdida de datos. Para hacer un espejo de un volumen, se puede seleccionar el volumen a hacer el espejo cuando se crea el volumen o se puede añadir un espejo a un volumen existente. Para añadir un espejo a un volumen existente, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola de Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre el volumen al que se desea hacer un espejo. Si existe la posibilidad de hacer espejo, el menú de contexto mostrará la orden Agregar espejo.
  2. Se escoge Agregar espejo para mostrar el cuadro de diálogo Agregar espejo, en el que se puede seleccionar el disco a utilizar como espejo.
  3. Se resalta el disco que será el espejo y se pulsa Agregar espejo. El espejo se creará de inmediato y empezará a duplicar los datos del disco original a la segunda mitad del espejo. Este proceso se llama regeneración. (El proceso de regeneración también se utiliza para distribuir datos a través de discos cuando se crea un volumen RAID-5.)

La regeneración es intensiva en CPU y disco. Cuando sea posible, hay que crear los espejos durante periodos de inactividad o durante el tiempo de poca carga planificado normalmente. Este objetivo debe sopesarse, no obstante, con el objetivo de igual importancia que es proporcionar redundancia y protección a fallos de la forma más expeditiva posible.

Para mejorarla seguridad y fiabilidad total de los datos, se debe hacer un espejo de los volúmenes en discos que usen controladores distintos, siempre que sea posible. Este proceso se conoce como duplexación y elimina el controlador de disco como único punto de fallo para el espejo a la vez que aumenta la velocidad tanto para lectura como para escritura del espejo, ya que el controlador y el bus ya no serán potenciales cuellos de botella.

Fallo de disco en un volumen espejo

Si falla uno de los discos de un volumen espejo, se continuará teniendo acceso pleno a los datos sin pérdida alguna. Windows 2000 enviará una alerta a la consola, marcará el disco fallido como perdido y lo dejará fuera de línea, pero continuará leyendo y escribiendo desde la otra mitad del volumen espejo como si nada hubiese ocurrido. Sin embargo, avisará. Ya no se dispondrá de tolerancia a fallos en ese volumen y cualquier fallo adicional se convertirá en una catastrófica pérdida de datos.

Una vez reemplazado el disco fallido o corregido el problema y activado de nuevo, el espejo comenzará automáticamente la regeneración. Si el problema se puede solucionar sin apagar el sistema, se puede regenerar el espejo sobre la marcha. Para activar de nuevo el disco fallido, hay que seguir estos pasos:

  1. Se pulsa el botón derecho sobre el icono del disco fallido en la parte derecha de la consola de Administración de discos.
  2. Se elige Reactivar disco y Windows 2000 muestra el disco en segundo plano e inicia la regeneración del espejo fallido. Una vez regenerado el espejo, el estado del disco cambia de Regenerando a Correcto.

Cómo quitar un espejo

Si es necesario habilitar espacio adicional en disco en el sistema y no se tienen discos adicionales disponibles, se puede eliminar el espejo de un volumen espejo. Cuando se elimina un espejo, los datos de uno de los discos permanecen intactos, pero el otro disco se convierte en espacio no asignado. Por supuesto, se pierde toda la redundancia y protección de los datos, por lo que será necesario seguir los pasos para restaurar el espejo tan pronto como sea posible, y hasta entonces será necesario modificar la agenda de las copias de seguridad para el disco restante. Para eliminar un espejo, hay que seguir estos pasos: a

  1. En la consola Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre cualquier mitad del espejo. Se elige Quitar espejo en el menú y se abrirá el cuadro de diálogo Quitar espejo.
  2. Se resalta el disco que se desea eliminar del espejo. Se pulsa Eliminar espejo. Se tendrá una última oportunidad para cambiar de opinión. Se pulsa Aceptar y el disco que esté resaltado se, convertirá en espacio no asignado.

 Cómo romper un espejo

Si un disco falla y se reemplaza con uno idéntico, se debe dividir el espejo antes de que el reemplazo esté disponible. La división de un espejo sirve para la conexión entre los dos discos, permitiendo al disco presente continuar funcionando con normalidad hasta que esté disponible el reemplazo de disco. También puede resultar de utilidad la división del espejo aun cuando ambos discos todavía estén funcionando, ya que después se termina teniendo dos copias idénticas de los mismos datos. Una de las mitades del espejo dividido continúa teniendo la misma letra de unidad y/o el mismo punto de montaje, mientras que a la segunda mitad del espejo dividido se le asigna la siguiente letra de unidad disponible. Para dividir un espejo, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre cualquiera de los discos del volumen espejo.
  2. Se elige Romper espejo en el menú de contexto. Se pedirá que se confirme que realmente se desea dividir el espejo.
  3. Se pulsa Sí y el espejo se dividirá. Habrá dos discos: uno que mantendrá la letra de unidad o punto de montaje del espejo original y otro al que se asignará la siguiente letra de unidad disponible. Ambos contendrán duplicados exactos de los datos en el instante de la división, pero comenzarán de inmediato a diverger según se modifiquen.

Una de las tareas más complicadas a la que se enfrentan los administradores de sistemas es obtener una copia de seguridad fiable y segura de un archivo que está constantemente en uso activo, como puede ser un archivo de datos para una base de datos, como SQL Server y Oracle. La orden Dividir espejo se puede usar para evitar este problema. Se puede detener momentáneamente la base de datos, dividir el espejo y reiniciar la base de datos. Ahora hay una copia del archivo de datos que no volverá a estar en uso activo y al que se puede realizar una copia de seguridad segura y efectiva. Una vez terminada la copia de seguridad, se puede eliminar el volumen dividido y volver a crear el espejo.

Cómo dar formato a una partición o volumen

Antes de que se pueda usar una partición, unidad lógica o volumen, ha de estar formateada. El formato impone la estructura necesaria para admitir el sistema de archivos que se elija para el volumen. Hay que dar formato a un volumen o unidad cuando se crea por primera vez, y después siempre que se desee limpiarlo. También se puede usar el formato para cambiar el tipo de sistema de archivos de una unidad, partición o volumen, pero todos los datos del destino se destruirán durante el formato. (La línea de órdenes convert preserva cualquier dato del destino.) Los sistemas de archivos admitidos en Windows 2000 son FAT, FAT32 y NTFS.

En general, se recomienda utilizar NTFS, a menos que haya una razón de peso para no hacerlo. Un caso en el que no se usaría NTFS es cuando los archivos de registro residen en ese volumen o partición. Un volumen FAT o FAT32 tiende a ser más rápido y más apropiado para archivos grandes que crecen constantemente a pequeños intervalos, como hacen los archivos de registro. Sin embargo, aun con los archivos de registro, se deben usar los sistemas de archivo FAT y FAT32 sólo cuando la seguridad o las cuotas no son un problema, ya que estos sistemas de archivos no admiten cuotas o las características de seguridad de NTFS.

Otra razón para utilizar FAT o FAT32 es permitir que la computadora admita arranque dual con otros sistemas operativos. NTFS no es visible o accesible para otros sistemas operativos, mientras que FAT lo pueden utilizar diversos sistemas operativos, y FAT32 lo puede utilizar Microsoft Windows 95 y Microsoft Windows 98. Para dar formato a una unidad lógica, partición o volumen, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre la unidad lógica, partición o volumen que se desea dar formato y se escoge Formato en el menú. Aparecerá el cuadro de diálogo donde podemos seleccionar el sistema de archivos que se desea utilizar: FAT, FAT32 o NTFS.
  2. Se selecciona el tamaño de la unidad de asignación (también llamado tamaño de agrupación). Normalmente, sólo hay que aceptar el valor por defecto.
  3. Se escribe un nombre para el volumen, unidad lógica o partición. El valor por defecto es Nuevo volumen.
    Se marca el cuadro Formato rápido si se desea dar formato a la unidad de forma rápida. Sin embargo, se recomienda que no se haga esto a menos que sea estrictamente necesario para poner el volumen disponible de inmediato. La versión larga y completa del formato busca defectos en toda la unidad. Esto puede llevar un rato en una unidad grande, y la sobrecarga del rendimiento del sistema sufrirá mientras se realiza el formato, pero el mayor sentido de confianza en el volumen bien merece la espera.
  4. Si se va a comprimir la unidad completa, hay que marcar Permitir compresión de archivos y carpetas. Nótese, no obstante, que se puede elegir la compresión de carpetas individuales e incluso de archivos individuales independientemente de si se ha marcado ahora esta opción. Y con el tamaño y el coste de las unidades en estos días, creo que esta opción es mucho menos útil de lo que nunca fue.
  5. Se pulsa Aceptar y comienza el formato. Windows 2000 sólo puede tratar un formato al mismo tiempo, por lo que no se puede dar formato a otra partición o volumen hasta que éste termine.

Cómo montar un volumen

Windows 2000 añade una nueva característica al proceso de administración de disco y almacenamiento. Se puede montar un volumen dinámico -o cualquier partición o unidad lógica de una partición extendida- en cualquier directorio vacío que resida en una unidad que tenga formato NTFS y no sea extraíble. El volumen montado se puede dar formato como FAT, FAT32 o NTFS y aparece a los usuarios como un directorio normal. Esta característica hace posible crear grandes sistemas de archivos que usen múltiples discos duros sin heredar los riesgos de los volúmenes distribuidos, ya que el fallo de cualquiera de los volúmenes montados afecta sólo a los directorios que formaban parte de ese volumen. También se pueden admitir de forma sencilla múltiples formatos en una única letra de unidad. Para montar un volumen, hay que seguir estos pasos:

  1. En la consola Administración de discos, se pulsa el botón derecho sobre el volumen o partición.
    Se elige Modificar la ruta de acceso o la letra de unidad en el menú. Se abrirá el cuadro de diálogo Modificar la ruta de acceso o la letra de unidad.
  2. Se pulsa el botón Agregar; se abre el cuadro de diálogo Agregar nueva letra o ruta de acceso de unidad.
  3. Se puede escribir el punto de montaje o usar el botón Examinar para seleccionar o crear un punto de montaje. Cualquier directorio vacío que resida en un volumen o unidad NTFS no extraíble puede ser un punto de montaje.
  4. Una vez seleccionado o escrito el punto de montaje, se pulsa Aceptar y el volumen o partición se monta.

En realidades sencillo buscarse problemas con esta nueva característica. Administración de discos permitirá realizar múltiples niveles de volúmenes montados, incluyendo los recursivos. Creemos que es bueno aconsejarle que sólo monte volúmenes al nivel raíz de las unidades. Intentar montar por debajo de este punto puede ocasionar confusión y complicar la administración y documentación.

Cuotas de disco

Probablemente la incógnita perdida más molesta de la ecuación de administración de disco para la mayoría de los administradores de Windows NT haya sido la imposibilidad de administrar y limitar los recursos de disco de sus usuarios sin comprar productos complementarios. Windows 2000 por fin plantea esto en lugar de manifestar su omisión y proporciona cuotas por consulta o absolutas en los discos usados por usuarios o grupos. Sin embargo, cada volumen o partición se trata como una entidad por separado, es decir, no hay forma de limitar a un usuario o grupo de usuarios la cantidad total de uso del disco a través del servidor completo o de la empresa. (Suena como una oportunidad para soluciones de terceros, ¿no?)

Cómo activar las cuotas de disco

Por defecto, las cuotas de disco están desactivadas para todas las particiones o volúmenes. Es necesario activarlas para cada volumen en el que se desee utilizar cuotas. Las cuotas están disponibles sólo para volúmenes con letra de unidad asignada. Se pueden asignar distintas cuotas para usuarios individuales o para grupos de usuario o se puede asignar la misma a todos los usuarios. Hay que seguir estos pasos para activar las cuotas para cada volumen que se desee:

  1. Se pulsa el botón derecho sobre la letra de unidad en el Explorador de Windows y se escoge Propiedades.
  2. Se pulsa sobre la ficha Cuota.
  3. Se selecciona la opción Habilitar la administración de cuota.
  4. Se definen los límites de uso de disco para esta letra de unidad. Las opciones disponibles son:
    • Denegar espacio de disco a usuarios que excedan el límite de cuota Cuando se selecciona esta opción, se hacen cumplir las cuotas en todo uso del disco. Cuando se desactiva, los límites son sólo consejos.
    • Limitar espacio de disco a Aquí se pueden especificar los límites de uso de espacio de disco para los nuevos usuarios del volumen.
    • Establecer el nivel de advertencia en Esta opción indica el límite en el cual los 0usuarios recibirán un mensaje de aviso.
    • Opciones de registro Se puede elegir registrar cuando los usuarios excedan su límite de aviso o su límite de uso, o se puede dejar ésta opción en blanco para indicar que no se desea registro.
  5. Se verá un mensaje de confirmación. Si todo es correcto, se pulsa Aceptar para escanear la unidad y activar las cuotas.

Cómo asignar entradas de cuota a usuarios

Hay un aspecto interesante con las cuotas activadas como se describía en el procedimiento anterior: se aplican sólo a los usuarios. Los administradores no tendrán que seguir las cuotas a menos que se especifique explícitamente en una entrada de cuota por separado. Para fijar cuotas sobre los administradores o modificar las cuotas de usuarios individuales, es necesario realizar estos pasos adicionales:

  1. En el Explorador de Windows, se pulsa el botón derecho sobre la unidad a la que se desea asignar entradas de cuota y se pulsa Propiedades. Se pulsa la ficha Cuota.
  2. Se pulsa el botón Valores de cuota para mostrar las entradas de cuota del volumen. Aparecerá una ventana que contiene entradas para todo aquel que haya tenido archivos en el volumen, a menos que se haya eliminado explícitamente la entrada para los usuarios que no vayan a tener archivos allí.,
  3. Se pueden cambiar las propiedades de cualquier entrada pulsando dos veces sobre la entrada.
    La ventana Entrada de cuota permite ordenar por cualquiera de las columnas para facilitar una identificación rápida de zonas de problemas o localizar una determinada entrada. También se puede usar la función Buscar para localizar una determinada entrada.

Hay que resistirse a la tentación de aforar en las cuotas de disco para cada individuo. Hacerlo se puede convertir en una pesadilla administrativa, especialmente debido a que no se pueden administrar cuotas para toda la audiencia de usuario, sólo para usuarios individuales. Hay que realizar cambios en la cuota de un individuo sólo cuando existe una razón convincente para hacerlo, y después mantener cuidadosos registros para que todos los administradores tengan un claro acceso a la información.

Cómo exportar e importar cuotas

Si se ha configurado un complicado sistema de cuotas para que algunos usuarios tengan más espacio que otros, implementar el sistema en un nuevo volumen puede ser tedioso. Pero Windows 2000 permite exportar cuotas de un volumen a otro. Si todavía no existe una entrada para un usuario en el nuevo volumen, ésta se creará. Si un usuario ya tiene entrada de cuota, se preguntará si se desea sobrescribirla con la entrada de cuota importada para ese usuario. Se debe evitar importar configuraciones de cuotas en una unidad existente a menos que se estén cambiando las cuotas generales a través de todo el servidor. Cualquier personalización realizada en la unidad actual se perderá y tener el conocimiento de cada cambio que afecta a un usuario existente se presta a errores.

Además, cualquier límite especial asignado para un determinado usuario en el volumen origen se aplicará al volumen destino.

Existen dos formas de importar cuotas de un volumen a otro. Se puede abrir la ventana Entradas de cuota para el volumen origen, pulsar Cuota y escoger Exportar, para guardar las entradas en un archivo, y después abrir la ventana Entrada de cuota para el volumen destino y escoger Importar en el menú Cuota. O simplemente se pueden abrir ambas ventanas Entradas de cuota y arrastrar las entradas que se desean importar desde la ventana origen a la de destino.